8 nov. 2017

Hasta que llegó la hora

Cada uno llegamos a esta profesión por motivos varios, unos por vocación, y otros por tradición (tuvimos abuelos maestros) y el paso de los años ha hecho que amemos este trabajo, ya desde el conocimiento y no desde la ilusión.
       Uno se prepara para aterrizar en un centro, llega con una formación básica y suficiente, pero la verdadera enseñanza te la da la predisposición a aprender, el sinfín de compañeros y compañeras con los que has colaborado codo con codo, día a día, y también los alumnos y alumnas. Ha sido un proceso de continuo aprendizaje,  que nos ha ido perfeccionando y que por suerte no se acaba nunca.

     Hemos tenido una gran suerte trabajar con niños y niñas, ayudarles en su proceso madurativo en todos los niveles. Una materia prima muy delicada a la que nosotros hemos podido acceder, para moldearla. Esto ha sido un gran privilegio.

         Tenemos una larga historia en la que ha habido, por supuesto sin sabores. Estos momentos nuestra memoria (muy sabia) los relega a un rinconcito, pero hemos de valorarlos en su justa medida: ellos nos permiten seguir aprendiendo. Un paso atrás y dos hacia delante.

   No hay mayor satisfacción cuando ves en un alumno tuyo esa cara de sorpresa, esos ojos abiertos  y esa expresión que dice “ahora caigo”. Vivir eso no tiene precio. Y es más son momentos que te inyectan más energía para continuar tu labor.
 
Aqui me tenéis junto a mi gran compañera Carmen Vildosola Bravo
 
 Y para esta nuestra última trayectoria desarrollada en la escuela de Cervantes en la que hemos estado más de diez años hemos de decir que no tenemos más que palabras de agradecimiento, porque nos hemos encontrado muy a gusto trabajando, porque hemos tenido la libertad necesaria para llevar a cabo muchos proyectos, porque hemos tenido apoyos y colaboración de todos los compañeros y compañeras que han sabido llevarnos y de los que hemos aprendido mas de lo que esperábamos.
       Como tutores de 5.D y 5ºA/6ºA, y ya en este curso hemos de darle las gracias a todas las personas con las que hemos trabajado estrechamente, compañeros de nivel, específicos de nuestras tutorías y nuestras petes y sobre todo al equipo directivo por comprendernos y tener paciencia con nosotros.
        Está claro que os echaremos (esperamos que no mucho) de menos el colegio, los alumnos/as, los compañeros y la vidilla interior del centro.
     Cerramos este capítulo del libro de la vida y abriremos el siguiente. No sabemos si está escrito o lo tendremos que escribir.
                        Ha sido todo un placer

                                     Carmen Vildosola y Jaime Redondo

Sincerely

A cada cual le corresponde una música. Si miramos la fecha de nuestro nacimiento en algún sitio del mundo había un número uno. Al que suscribe le vino en suerte éste. Sin comentarios

25 jul. 2017

LA CABEZONADA (CASA RURAL)

    Aquí tenéis compañeros este vídeo, montado sin paciencia, en que gracias a todos: actores, directores artísticos,  iluminadadores, cámaras, editores y guionistas, junto con el realizador y director, ha podido ver la luz después de mucho tiempo, incluso cuando ya estaban perdidas hasta las esperanzas.
 pero solo ha sido una leyenda urbana.  alguien dijo "A que no tenéis huevos de sacar un vídeo sobre la estancia en la Cabezonada" Oído hace dos días y ya está hecho.
       Que lo disfrutéis.

24 nov. 2016

ILLUNTXU Y ALREDEDORES

Travesía por la zona de Otxandio/Dima pasando por las siguientes cimas: Illuntxu, Esparruak, Irupagoeta, Lurgorri, Lurgorri - 2, Iraleku , Basobaltza, Ollargan 1, Erreketagana, Arruategi, Azunardi, Maltsaso, Ollargan -2, Narleku, Zabalandi, Arginsolis - Arginzoniz, Txupilatarra Txiki, Otzatx, Txumulutxueta, Gorostibakar, Ezkumin - Izoztegi. El track comienza en la cima de la colina de Illuntxu, ya que no había iniciado la grabación con la aplicación de wikilox, aunque sí lo hice con la de oruxmaps. En las fotos del Illuntxu se incluye un patallazo del oruxmaps con la ruta seguida desde Otxandio (1 km). Camino variado destacando el tramo entre el monte Azunardi y el Ollargan con un bonito hayal y el trayecto entre el Otzatx y Gorostibakar con más dificultad. El descenso desde el Ezkumin hasta alcanzar la pista que llega al barrio de Indusi (Dima) lo hice, con la pelea habitual con los helechos y espinos de todo tipo, siguiendo un senderillo que transcurre al lado de una alambrada. Una vez en Indusi alargué la caminata hasta Ugarana (centro de Dima) porque tenía que esperar casi una hora al autobús. 

Todo lo anterior es lo que nos dice el rutero, pero nosotros hicimos un recorrido circular con Otxandio
como base y nos limitamos a ver el lado fotográfico la ruta de alrededor de cuatro kilómetros con visita a Olaeta y regreso desde allí a nuestra base. Eso si después de un pequeño chaparrón que aguantamos estoicamente. Disfrutamos de la mañana haciendo fotos  que era de lo que se trataba.